miércoles, 29 de diciembre de 2010

El Maestro y la Acacia



Las acacias conforman un género muy variado con alrededor de 1300 especies y proceden de varias las partes del mundo, a excepción de Europa.

Antiguamente era considerada un símbolo solar, debido a que sus hojas se abren con la luz del sol del amanecer, y se cierran al ocaso; su flor imita al sol. En el caso de la cultura hebrea, la acacia (shittah) se utilizó para la construcción de elementos sagrados como el Tabernáculo, en la Biblia se puede leer sobre la construcción del Arca de la Alianza y los egipcios la consideraban como planta sagrada y la utilizaban también para la construcción de embarcaciones, estatuas y muebles.

La acacia es el símbolo de los Maestros Masones (ver Leyenda de Hiram Abif). Representa la seguridad, la claridad, y también la inocencia o pureza; es símbolo de la verdadera iniciación para una nueva vida, la resurrección para una vida futura. Su verdor perenne y la dureza incorruptible de su madera expresan, en efecto, la idea de la vida inextingible que permanentemente renace victoriosa de la muerte.

La acacia simboliza el conocimiento de los secretos de los "verdaderos maestros masones", de ahí que se la identifique con la posesión efectiva de la maestría, de acuerdo al Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada