sábado, 29 de enero de 2011

Diálogo entre Simón y Felipe



Diálogo entre Simón y Felipe (1740)

Manuscrito que actualmente se encuentra desaparecido, el cual en 1930 fue copiado a máquina y publicado en Harry Carr como Dialogue between Simon and Philip, publicado , The Early masonic catechisms, 1963, reed. por la Kessinger Publishing Company, Kila MT, s. d., p. 176-178. Trad. francesa en Patrick Négrier, La Franc-Maçonnerie d’apres ses textes classiques. Anthologie 1599-1967, París, Dietrad, 1996, en el que se encuentra un juramento Masónico.

Diálogo entre Simón, masón de ciudad, y Felipe, un masón que está de paso.

Simón: Señor, acabo de recibir una carta que contiene este trozo de papel. Os ruego que me digáis qué es lo que queréis.
Felipe: Estoy de paso, busco una cierta asociación y, habiendo oído decir que sois un hermano masón, me he permitido contactar con vos.

Simón: ¿Sois masón?
Felipe: Lo soy (así soy considerado por todos los Compañeros y Hermanos) (a).

Simón: ¿Y cómo sabré que sois masón?
Felipe(b) Por las Palabras, Signos, Toques y Puntos de mi Entrada.

Simón: Si es recta dádmela rectamente
Felipe: La deletrearé con vos, si os place.

Simón: ¿Y cuál es la palabra de un masón?
Felipe: La palabra es recta. (c)

Simón: Dadme la primera letra y yo os daré la segunda.
Felipe: B.
Simón: O.
Felipe: A.
Simón: Z.
Felipe: La palabra es Boaz (d), pero dado que no os conozco, y que vos tampoco me conocéis, y que, por razones de prudencia, no debemos responder a más de tres preguntas, pues podrían sernos planteadas por un impostor, os pregunto: ¿cuáles son vuestros signos?
Simón: Nuestros signos (e) son todos escuadras, ángulos y perpendiculares.


Felipe: ¿Y cuáles son vuestros toques?
Simón: Todos son agarres fraternales hechos con la mano y gracias a los cuales los hermanos se reconocen entre sí (f).

Felipe: ¿Cuáles son los puntos de vuestra recepción?
Simón: Oír y callar los secretos de un masón (g).

Felipe: ¿Cómo habéis sido recibido masón?
Simón: Por tres golpes (h) dados a la puerta, el último después de un tiempo doble al primer intervalo, y con más fuerza.

Felipe: ¿Cuál es la primera pregunta que el maestro os hizo cuando fuisteis recibido?
Simón: Me preguntó si era por mi propia y libre voluntad que yo venía allí para ser hecho masón. Respondí que sí.

Felipe: ¿Qué habéis visto antes de ser hecho masón?
Simón: Nada que pueda comprender.

Felipe: ¿Qué habéis visto después?
Simón: Tres grandes luces.

Felipe: ¿Cómo las llamáis?
Simón: El sol, la luna y el maestro (i).

Felipe: ¿Dónde estaba vuestro maestro?
Simón: Al este.

Felipe: ¿Por qué al este?
Simón: Para esperar el amanecer, a fin de enviar a los hombres al trabajo.

Felipe: ¿Dónde estaban los vigilantes?
Simón: Al oeste.

Felipe: ¿Por qué al oeste?
Simón: Para esperar que el sol se oculte, a fin de que los hombres abandonen el trabajo.

Felipe: ¿Dónde estaban los compañeros de oficio?
Simón: Al sur.

Felipe: ¿Por qué al sur?
Simón: Para recibir e instruir a todos los nuevos hermanos.

Felipe: ¿Dónde estaban los aprendices recibidos?
Simón: Al norte, para oír y callar, y esperar al maestro.

Felipe: Decís que visteis tres grandes luces; ¿no habéis visto otra luz?
Simón: Sí, una, que superaba en mucho al sol y a la luna.

Felipe: ¿Qué era?
Simón: La luz del evangelio.

Felipe: ¿Por qué habéis sido hecho masón?
Simón: Por el amor de la letra G. (j)

Felipe: ¿Qué significa?
Simón: Geometría.

Felipe: ¿Por qué Geometría?
Simón: Porque ella es la raíz y el fundamento de todas las artes y ciencias.

Felipe: Decidme, os lo ruego, cuánto dinero teníais en vuestra bolsa cuando habéis sido hecho masón.
Simón: Absolutamente ninguno. (k)

Felipe: ¿Y cómo habéis sido hecho masón?
Simón: Ni desnudo ni vestido, ni de pie ni acostado, ni de rodillas ni alzado, ni descalzo ni calzado, sino en un
estado correcto.

Felipe: Y ese estado, ¿cuál era?
Simón: Tenía una rodilla descubierta en tierra, con los brazos de un compás en forma de escuadra sobre mi
pecho. Es entonces, y en esta postura, que presté el solemne y sagrado juramento de masón.

Felipe: Repetid vuestro juramento.
Simón: Prometo solemnemente, y declaro ante Dios y ante esta respetable asamblea, que callaré y no revelaré jamás lo que he oído, a saber, los secretos o el secreto de los masones o de la masonería que me han sido, me son aquí o me serán desvelados, sea a un hombre, a una mujer o a un niño; no los imprimiré, ni los picaré, ni los grabaré, sea sobre un soporte móvil o inmóvil, o de cualquier otra manera que pudiera permitir descubrir los secretos de un masón o de la masonería. Ello bajo pena de que se me arranque el corazón del pecho, de que se me arranque la lengua del paladar, se me corte la garganta, se haga trizas mi cuerpo con caballos salvajes, y sea enterrado en las arenas de la playa, allí donde la marea sube cada 24 horas; o también bajo pena de que se ate mi cuerpo, se reduzca a cenizas y sean dispersadas a los cuatro vientos, de manera que no subsista el menor recuerdo de mí. Que Dios venga en mi ayuda.

Luego el primer vigilante me puso un mandil blanco diciéndome estas palabras: Yo os pongo la marca distintiva de los masones, que es más antigua y más honorable que la Orden de los Caballeros de la Jarretera.

Felipe: Estoy contento de constatar que sois masón, después de lo que me habéis repetido de vuestro juramento. Si queréis, podéis preguntarme lo que penséis oportuno.
Simón: Quisiera preguntaros dónde está vuestra logia.
Felipe: En el valle de Josaphat, fuera del alcance del chismorreo de las gallinas, del canto del gallo y del ladrido de un perro.

Simón: ¿Cuál es la altura de vuestra logia?
Felipe: Es tan alta como el cielo, y tan profunda como la tierra. (l)

Simón: ¿Cuántos pilares hay en vuestra logia?
Felipe: Tres.

Simón: ¿Cómo los llamáis?
Felipe: Belleza, Fuerza y Sabiduría. (m)

Simón: ¿Qué representan?
Felipe: La belleza adorna, la fuerza sostiene, y la sabiduría inventa.

Simón: ¿De qué logia sois?
Felipe: De la muy respetable logia de san Juan.

Simón: ¿Cuántos signos posee un masón?
Felipe: Cinco.

Simón: ¿Cómo los llamáis?
Felipe: El signo pedestre, el signo manual, el signo pectoral, el signo gutural y el signo oral.



NOTAS: del propio manuscrito

(a) "Así soy considerado por todos los Compañeros y Hermanos". Este es el modo en que los Viejos Masones responden a esta pregunta. Pero los Nuevos Masones responden solamente "LO SOY".
(b) "Por [las] Palabras, Signos, Toques y Puntos de mi Entrada". ¡Cómo difieren los Viejos y los Nuevos Masones!. Los Nuevos Masones responden "Por [los] Signos, Toques y Puntos de mi Admisión".
(c) La Palabra es Recta [o "Derecha"]. Esta respuesta es bastante Sutil. La Palabra de un Masón es BOAZ. Pero ellos responden que la palabra es Recta ["Right"] y que Deletrearán la Palabra con vos, etc. Es para protegerse contra Impostores que los engañen. Además, los Franc Masones hacen uso de la Palabra Derecha tan a menudo como pueden, con alguna introducción en la conversación, porque todo lo que ellos hacen es derecho, como su "rodilla Derecha doblada", su "mano Derecha sobre la Biblia", etc.
(d) "La palabra es pues BOAZ". Esta es la palabra de un Masón, la cual está tomada del 7º Cap. de Reyes I, versículo 21º: "Y erigió las Columnas en el Pórtico del Templo. Y erigió la Columna de la derecha y la llamó Jakin, y erigió la Columna de la izquierda y la llamó Boaz" [La cita corresponde más aproximadamente a II Cro. 3, 17]. Este verso se lee después de que habéis jurado. Y a menudo el Capítulo entero.
(e) Aquí los Nuevos Masones dicen la Palabra "Todo[s]" ["All"], y res-ponden solamente "Escuadras, Angulos y Perpendiculares".
(f) "Todos los Fraternales Agarres en la mano.". Lo cual ocurre cuando al daros un apretón de manos presionan el Nudillo del primer dedo de vuestra mano Derecha al que llaman la columna Boaz. Si ha pasado [a] Compañero del Oficio o Vigilante, él presiona con su Pulgar el nudillo del siguiente dedo largo, el cual es llamado JAKIN, la Columna de la derecha -pues Jakin es la palabra de un Vigilante.
(g) Guardar y Ocultar esta parte del Antiguo Juramento, pero los Nuevos Masones lo [responden?] señalando a su pecho Izquierdo con su Dedo.
(h) Por tres Golpes solemnes en la Puerta, el último a doble distancia de Tiempo y mucho más grande. Ante la puerta por la que sois admitidos se halla un Aprendiz Aceptado con una espada desenvainada, para guardarla contra los infiltrados ["droppers"], como ellos los llaman, y que éstos no Espíen. Pues en esto son muy Cautelosos y la Pregunta que se hace frecuentemente es "¿Está Cubierta ["Tiled"] la Casa?". Si se está a salvo de la escucha, la respuesta es: "Está Cubierta". Si no lo está, o alguna Persona de la Reunión no es Masón: "DESCUBIERTA". El Aprendiz más Reciente os toma por la mano y llama tres veces a la Puerta. El Maestro pregunta quién es. Y el Aprendiz responde: "Uno que tiene el deseo de ser hecho Masón". El Maestro replica: "Hacedle entrar". N. B.: La razón de esos tres Golpes no es conocida por los Aprendices sino por el Maestro, y procede de HIRAM, Gran Maestro en el TEMPLO DE SALOMON, quien fue asesinado por sus tres Aprendices y muerto por el tercer Golpe, que le dió el último Aprendiz, y ello porque no quiso entregarles los secretos.
(i) El Sol, La Luna y el Maestro son tres grandes velas en grandes Candeleros de madera esculpidos en todos los Ordenes y situados en forma Triangular sobre la Logia. La Logia, como la representada aquí, se hace comúnmente con cinta blanca clavada al Suelo; alrededor, como veis, las letras E para el Este, S para el Sur, etc., hechas en Plata delgada o Estaño muy delgado. Y del mismo modo que [está] la letra G en lo alto, en las Logias que se constituyen ahora hay un Cuadrante, una Escuadra, un Compás y una Plomada colocados en lo alto de la Logia. Los Oficiales de la Logia permanecen en pie en sus lugares respectivos formando una Escuadra con su pie derecho en contacto con el Izquierdo, su mano izquierda colgando en línea perpendicular y su mano Derecha sobre su pecho izquierdo formando una Escuadra con sus Dedos y su Pulgar, con sus Mandiles puestos, y unos Guantes a su derecha. Esta es la Postura y el gran signo que haría cualquier Masón desde lo alto de una Casa, y se llama la Postura de un Masón.
(j) Podéis Observar por qué la G está situada en el medio de la Logia.
(k) NINGUNO EN ABSOLUTO. Es ésta una Pregunta muy hábil para descubrir a un Impostor, porque os despojan de todo Metal que llevéis encima, como vuestro dinero, las Hebillas de vuestros Zapatos, etc., y dan esta razón para ello: Que en la construcción del Templo no se oyó nada de Metal. De acuerdo al 6º Cap., I Reyes, 7º versículo: "Y cuando se construyó la Casa se hizo de Piedra que había sido preparada antes de llevarla hasta allí. De este modo no se oyó ningún martillo, Hacha ni herramienta de Hierro en la Casa mientras ésta se hallaba en Construcción."
(l) Tan baja como la Tierra, tan alta como los Cielos, porque todas las Logias se tenían antiguamente a Campo abierto.
(m) "Belleza, Fuerza y Sabiduría". Estas tres cosas son necesarias en todas las grandes Construcciones.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada